Pérdida de peso: ¿Podemos confiar en las dietas?

Pérdida de peso: ¿Podemos confiar en las dietas?


El cálculo de su IMC, tal vez le lleve a ganar o a perder peso. Para ello es necesario que usted se dirija a un profesional de la salud. Le explicamos por qué.

Olvide las dietas de las revistas

Emprender una dieta es un poco como lanzarse a las fauces del lobo. Cada persona posee un metabolismo diferente y las dietas que usted encuentra en las revistas no necesariamente se adaptan a usted.

De ahí la importancia de consultar a un profesional antes de comenzar cualquier dieta de alimentación. Solo los profesionales sanitarios sabrán proponerle una dieta adaptada a sus necesidades, pero también a su ritmo de vida. Para que una dieta resulte eficaz, es necesario que esté integrada en sus costumbres. Un profesional será más apto para guiarle en su recorrido. Además, dispondrá de un seguimiento real.

En el marco de su dieta, no dude en conseguir algunas recetas de adelgazamiento o ideas, para no sentirse frustrado por no comer lo que desea.

Gestos adelgazantes a adoptar

Si las dietas no siempre son adaptadas, existen gestos adelgazantes que le ayudarán a cuidar la línea y mantener su IMC. Son los siguientes:

 

  • ¡Muévase! No se quede quieto. En un gimnasio, en grupo o solo, encuentre el deporte que le provoque ganas de moverse. ¡Incluso 30 minutos de caminar al día son eficaces!
  • ¡Beba agua! ¡Beber al menos 1,5 litros de agua al día es excelente para el tránsito! Aparte de ser muy recomendable, el agua también puede calmar el hambre antes de pasar a la mesa.
  • ¡Se acabó el picoteo! Queda formalmente prohibido picotear entre comidas. Si tiene hambre significa que sus comidas no se adaptan a sus necesidades diarias. Si a pesar de ello tiene un pequeño flaqueo, lo mejor es que opte por una fruta, por ejemplo, una manzana.

 

Para resumir, si le sobran o le faltan muchos kilos, diríjase a un profesional. Si no son muchos kilos, trate de revisar su alimentación. ¿Se adapta bien a sus necesidades? ¿Usted come cuando debe y en las cantidades que debe? Éstas son las preguntas que deberá plantearse; y si tiene dudas, ¡los profesionales sanitarios están para eso!