El cálculo del IMC para los hombres

El cálculo del IMC para los hombres


Un IMC, sea para hombre o para mujer, contiene la misma información y da los mismos resultados. Así, su Índice de Masa Corporal define la línea de complexión física en la que usted se encuentra.

Sin embargo, los metabolismos son diferentes entre los dos sexos y hemos de precisar algunas particularidades.

El IMC en el hombre

Aun cuando el cálculo del IMC y los resultados sean idénticos, existen factores externos a tener en cuenta.

En el plano físico y genético, los hombres tienen más músculo. Esto significa que su masa muscular consume más energía que en el caso de las mujeres. Así, cuanto más músculo, más elevado será nuestro metabolismo basal. Un hombre sin actividad consumirá por ello más energía en un día, que una persona de sexo femenino.

Además, los hombres tienen menos masa de la conocida como “grasa” que las mujeres, pero más masa “magra”. Su organismo tiene también menos células grasas, lo que les permite “fundirla” más rápidamente.

La ganancia de peso en el hombre

Así, siendo físicamente bien diferentes, la ganancia y pérdida de peso no es la misma según el sexo de la persona.

En el hombre, la ganancia de peso se sitúa sobre todo en la parte superior del cuerpo. Las zonas más implicadas son por lo general el pecho, los brazos, el vientre y el cuello. Además, los hombres poseen más músculo que las mujeres y la grasa se deposita en el músculo. Para ser más exactos, la grasa ocupa el lugar del músculo.

 

La distinción no es necesariamente evidente y la lectura del resultado del cálculo del IMC debe por ello ser moderada. No dude en dirigirse a un profesional para interpretar su Índice de Masa Corporal.